Conoce estos seis (6) tipos de emprendimiento

Por: Fernando Fuentes Pinzon

No todos los emprendimientos son lo mismo, ni responden a intereses comunes. Por ejemplo, quien produce bienes, no tiene que estar interesado en las mejores técnicas para el posicionamiento web.  Quien posee una venta de comidas, no tiene que interesarle necesariamente las características de un liderazgo de equipos..

Lo primero, es que esta categorización se realiza sobre los emprendimientos o actividades emprendedoras. Podemos entender entonces, que existen emprendimientos empresariales tradicionales, emprendedores innovadores, emprendedores comerciales, emprendedor de servicios,  emprendedores tecnológicos y el emprendedor profesional.

Vamos a categorizarlos uno por uno:

  1. Emprendedor Empresarial Tradicional:

    Aquel que entra en un mercado de producción de bienes, que ya existen y se comercializan actualmente. Sin embargo, cree que por características internas puede superar a sus competidores, bien, por haber agregado ciertas mejoras o por ciertas ventajas inherentes a su empresa. Este emprendedor, requiere de un capital de alto a moderado para iniciar.

  2. Emprendedor innovador:

    Este normalmente se da en las Universidades o Centros de Investigación, y son ayudados por los denominados Parques Tecnológicos. Consisten en tener un producto innovador, que permite crear un mercado nuevo o sustituir otro ya existente. Versa igualmente sobre bienes tangibles, pero protegidos por los bienes intangibles (inventos, diseños, modelos de utilidad, etc), y va desde medicinas hasta equipos simplificados para plomería.

  3. Emprendedor  Comercial:Es quien vende los productos que terceros le coloquen. Agrega poco o nulo valor al objeto vendido, sin embargo, si lo hace con la atención y servicios. En este caso, podemos contar desde los supermercados, abastos, tiendas de ropa, ferreterías, librerías, farmacias, etc.  Se requiere un capital de medio a alto como inicial. Igualmente, la diferenciación con la competencia puede ser enfocada de tres formas diferentes: precios, productos especializados y servicios adicionales.
  4. Emprendedor de servicios:

    A diferencia del anterior, se basa principalmente en los aportes que su personal pueda dar (aunque también venden artículos de terceros). Su negocio está en la venta de aquellas habilidades que puedan poner a disposición de su clientela. En términos generales, es el más común de los emprendimientos, por ser bajo el capital inicial requerido y existir pocas barreras de entrada.  

  5. Emprendedor Tecnológico:

    Es aquella actividad que se basa en las nuevas tecnologías, y va desde crear apps para móviles o para servicios (como facebook, twitter, instagram, etc). También, está en esta categoría toda iniciativa que pretenda obtener una remuneración por la creación de contenidos.

  6. Emprendedor Profesional:

    Es parecido al emprendedor de servicios, pero su público es mucho menor, ya que es especializado. Se comercializan conocimientos específicos. Normalmente lo representan los asesores empresariales, los centros de apoyo para pymes,  los coach, los centros de capacitación y los outsourcing profesionales (soportes web, diseños, medicina preventiva empresarial), etc.

Se excluye intencionalmente al emprendedor por necesidad, ya que cuando uno pierde la posibilidad de escoger la función económica, ya no se puede hablar de emprendedor, sino de sobreviviente.

 

Teniendo en cuenta las opiniones y necesidades de sus empleados, las empresas que cambiaron los hábitos de los usuarios de internet apuestan por lúdicos y confortables ambientes de trabajo, consolidando un perfil urbano respetuoso del entorno al reciclar antiguos inmuebles.

Edificios reutilizados, diseño y funcionalidad en espacios de trabajo que permiten a los empleados relacionarse y pasar un buen rato. Empresas líderes en internet como Twitter, Google,  Facebook y AOL apuestan por ambientes cuidadosamente pensados para aumentar el nivel de producción y efectividad entre los trabajadores.

Las informales oficinas sorprenden con una amplia variedad de actividades,  áreas de descanso con comida y bebidas gratuitas, salas de pool, videojuegos y diferentes sectores, tan particulares como desopilantes.

Lúdicos y confortables, estos espacios de trabajo 2.0 responden a propuestas arquitectónicas que estimulan la creatividad y la interacción, donde el lenguaje común es la “diversión”.

Oficinas de Twitter en San Francisco

Diseñadas por los estudios IA Interior Architects y Lundberg Design, las oficinas de Twitter en San Francisco están ubicadas en las dos últimas plantas de uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad: el Market Square.  Una torre de estilo Art Déco construida en 1937 que, antes de ser transformada en la central mundial de la red social,  albergaba un almacén de venta al por mayor de muebles.

Las instalaciones presentan  modernos cubículos de trabajo, una sala de juegos que permite distender a los empleados con diferentes actividades,  varias áreas para conferencias, un bar donde se sirven bebidas con alcohol y hasta  un espacio para la práctica de yoga y meditación.

Con más de 2.000 metros cuadrados y una imponente vista a la ciudad, la gran terraza en la azotea es la protagonista del lugar. Allí uno puede recostarse en el césped, relajarse en los sillones o tomar algo, ya que tiene acceso directo a la cafetería.

Cuarteles Centrales de Facebook en California

Situadas en el Parque de Investigación de Stanford (Palo Alto, California), las oficinas centrales de Facebook se presentan como un caos ordenando. En este complejo donde anteriormente funcionaban los laboratorios de una importante firma de alta tecnología, con 90.000 metros cuadrados distribuidos en ocho edificios, los empleados son alentados a hacer graffitis en las paredes,  mover los muebles y pasear en skate. También está permitido beber alcohol en horario laboral.

O+A Studio  transformó lo que era un antiguo recinto en un vanguardista espacio de trabajo, donde la decoración es ecléctica, con un aire joven y dinámico que refleja la filosofía de la empresa. No faltan los muebles de diseño y los espacios intervenidos por el personal.

Gran parte del trabajo realizado por el estudio de arquitectos responde directamente a los requerimientos del personal, una clara señal  de la horizontalidad en la estructura organizacional que la compañía posee. Incluso, se utilizó la plataforma tecnológica de Facebook para realizar encuestas, recibir opiniones, mostrar fotos y mantener a todos los colaboradores informados sobre los avances.

Cabe destacar que los diferentes espacios van variando. Esto se debe a que cada uno de los departamentos, que anteriormente estaban separados, procuró mantener su identidad en el nuevo edificio, creándose así una suerte de vecindario. Los ejecutivos de la empresa se ubican en el centro, accesibles para todos los empleados.

Google Campus en Dublín

Con más de 47.000 m2 de espacio único de oficina, la central de Google para Europa y África se encuentra ubicada en un campus que consta de cuatro edificios. El complejo, está situado en el corazón del distrito histórico de la zona portuaria de Dublín, en Irlanda.

Proyectado por el estudio suizo de arquitectura Camenzind Evolution, en colaboración con la firma local de Henry J. Lyons Architects, el Masterplan  además de crear innovadores espacios de oficina contempló la exitosa organización de una multitud de funciones adicionales, que son parte de la filosofía de trabajo integral de la compañía, para  fomentar un equilibrado y saludable ambiente laboral.

El lugar cuenta con 5 restaurantes, 42 micro cocinas y centros de comunicación, salas de juegos, gimnasio, piscina, zonas de wellness, conferencia, centros de aprendizaje y desarrollo, paradas de tecnología y más de 400 salas de reuniones.

El Campus de Google está compuesto por empleados de más de 48 países y en el se hablan al menos 46 idiomas distintos. La más alta de las cuatro torres que lo conforman recibe el nombre de “Google Docks”,  posee 14 pisos y es también el edificio comercial más alto de Dublín.  Otras dos edificaciones, “Gasworks House” y “Gordon House”,  pertenecieron a la firma anteriormente y  han sido completamente reformadas. La cuarta torre que completa el complejo, “One Grand Canal”, fue recientemente acondicionada.

A su vez, apostando a la  interacción y comunicación,  ha sido previsto un puente que conecta los edificios para facilitar y fomentar el flujo entre las distintas áreas y personas que trabajan en el lugar.

Oficinas de AOL en California

Con la firme intención de materializar en sus nuevos cuarteles centrales los atributos de flexibilidad y cultura en línea que lo caracterizan, AOL convocó a Studio O+A, los mismos encargados de  diseñar las oficinas de Facebook.

El proyecto del estudio norteamericano se centró en  esta oportunidad en el concepto de “materialidad honesta”, que implica utilizar los materiales y procesos que se emplean en la industria de la construcción de manera natural y visible:  techos y plafones expuestos, pisos de concreto y líneas de visión amplias, todo ello para obtener una apariencia fabril.

La nueva sede en Palo Alto, California, se aleja de la clara estética corporativa de los 80’s. El estilo industrial se complementa a la perfección con un moderno mobiliario logrando una combinación muy particular.

AOL ya no es la compañía fría que supo ser y siguiendo los pasos de Google ha creado un ambiente de trabajo  más divertido e inspirador. Unas oficinas a la altura de una de las empresas más importantes de internet, que cuenta con áreas de trabajo pero también ofrece cafeterías, espacios de juego y diferentes lugares de esparcimiento.

[wc_share_buttons]

 

A la hora de hacer networking el tiempo es un factor fundamental, por ello debes ser capaz de transmitir la idea de tu proyecto en el menor tiempo posible. ¿Sabes qué es un elevator pitch? Si quieres emprender y aprovechar el networking para impulsar tu proyecto, es importante que lo tengas bien preparado.

El elevator pitch toma su nombre de una supuesta situación en la que, en lo que dura un viaje en ascensor (menos de 2 minutos), debes despertar el interés de tu interlocutor por tu proyecto; ya sea un inversor, un cliente potencial o un posible colaborador. Debes tener claro que la finalidad no es vender sino generar interés sobre tu proyecto, lograr una entrevista o reunión para más adelante.

Jordi Argente, Presidente Fundador de la California – Spain Chamber of Commerce, y emprendedor en serie en Silicon Valley, nos explica qué es un elevator pitch en 30 segundos:

¿Cómo preparar un Elevator Pitch en 4 pasos?

El elevator pitch es una herramienta fundamental para realizar contactos para tu empresa o proyecto. Como vimos en el post de Qué es un elevator pitch, consiste en transmitir la idea de nuestro proyecto en lo que dura un viaje de ascensor, en menos de 2 minutos. Pero, ¿Cómo preparar un elevator pitch? Te presentamos cómo preparar un elevator pitch en 4 pasos:

  1. Define tu proyecto:

¿Quién es tu público?. ¿Quién va a utilizar tu producto? ¿Qué problema tiene?. ¿Qué problema o necesidad latente vas a satisfacer?¿Qué solución ofreces?. ¿Cómo lo vas a satisfacer?

  1. Responde a las preguntas más comunes:

¿Quién eres y qué experiencia posees?. ¿De dónde vienes? ¿Por qué puedes llevar este proyecto al éxito?
¿Qué necesitas para triunfar?
¿Qué mercado hay?. ¿Cuán grande es el mercado al que te diriges?
¿Cuales son las posibles salidas para ti y para los inversores?. ¿Cómo van a recuperar los inversos su dinero y cuando? (mediante una venta de la start-up a otra empresa mayor, recompra de acciones por parte del emprendedor…)

  1. Deja bien claro qué te diferencia de los demás y qué tiene de atractivo tu proyecto.

¿Por qué van a invertir en ti y no en otro?

  1. Explica tu modelo de negocio.

¿Cómo vas a ganar dinero?
¿Por qué va a ser un éxito?

Una vez tengas tu elevator pitch preparado llega la hora de ponerlo en práctica, aquí tienes algunos consejos para hacer un elevator pitch de éxito.

Es fundamental que no te extiendas demasiado, así que ensáyalo tantas veces como te haga falta para controlar el tiempo. Asegúrate de dar la información fundamental y despertar el interés. Prepara tu elevator pitch pero no lo memorices. No se trata de repetir un discurso escrito, sino de explicar tu proyecto y convencer, así que ten claras las ideas claves y la estructura, pero deja un pequeño margen para mostrar naturalidad.

No insistas demasiado ni seas pesado. Muchas veces los inversores no te darán un sí a la primera. Ten paciencia y si la respuesta es un no, busca otras opciones, analiza tu elevator pitch e intenta averiguar el por qué: ¿qué ha fallado? ¿has hecho bien tu presentación? ¿era el inversor adecuado para tu proyecto?

También es importante que tengas en cuenta qué cosas no hacer cuando presentas tu elevator pitch. Para empezar no intentes abrumar con cifras. No es el momento de entrar en detalles así que puedes dar alguna pincelada que consideres interesante pero sin abusar. Y por supuesto, no intentes adornar tu proyecto con cifras exageradas, ya que no parecerá creíble.

[embedyt] http://www.youtube.com/watch?v=yLBUZ2PavLw[/embedyt]

[wc_share_buttons]

Te presentamos tres tendencias en espacios laborales que motivan a tu equipo y mejoran su productividad.

Al igual que ocurre con la moda o la música, los diseños de los espacios laborales están influenciados por las tendencias. De los cubículos arrinconados que prevalecieron en las décadas de 1980 y 1990, a los espacios abiertos actuales que favorecen la colaboración, el diseño de los espacios de trabajo ha evolucionado para impulsar la creatividad y flexibilidad.

Las empresas inteligentes cada día piensan más en cómo trabajan sus empleados y qué necesitan para ser más efectivos, dice Leigh Stringer, directora de investigación en innovación en la firma de arquitectura y diseño HOK, con sede en Nueva York.

Te presentamos las tendencias que están modificando la ambientación y distribución de las oficinas y adóptalas en tu empresa:

Tirar las paredes
Stringer afirma que las compañías están optando por usar paredes bajas y clusters de estaciones de trabajo, que son mucho más pequeños que las oficinas tradicionales. Esta tendencia se ve impulsada por el deseo de motivar la colaboración y el uso eficiente del espacio.

Por ejemplo, en la empresa de diseño RTKL, ubicada en Miami, Florida, esta influencia es muy palpable; los espacios donde están los empleados tienen pocas paredes y las estaciones son de menor tamaño al normal. Para reducir el sonido, la empresa instaló un sistema de sonido blanco, que disminuye los niveles de voz, lo cual reduce distracciones. Además, también cuentan con salas de juntas que sirven de refugio para cuando los empleados necesitan silencio o un espacio para reunirse con alguien.

“Tenemos una mezcla de escenarios que permiten que todos, sin importar si son extrovertidos o introvertidos, puedan encontrar su propio espacio en algún momento”, afirma Jorge Bernal, arquitecto del despacho. Al principio, los empleados no se sentían contentos con su pérdida de espacio y privacidad, pero conforme se fueron acostumbrando al sistema abierto y a la flexibilidad, han comprobado que esto ha ayudado a colaborar y trabajar más efectivamente, sentencia.

Fijar un espacio para el bienestar
Los clientes de Stringer cada día buscan más formas de motivar a los empleados a estar saludables y en forma, y le han pedido que incluya estos elementos en el diseño de sus oficinas. La arquitecta ha recibido peticiones de todo tipo; desde aumentar el número de escalones hasta instalar escritorios ergonómicos y espacios que permiten que el empleado trabaje estando parado.

Como medio que publica varias revistas de salud, las oficinas corporativas de Rodale, Inc. van un paso adelante. Cuando la empresa abrió sus oficinas en Nueva York, invirtió en un pequeño estudio para hacer yoga y en una barra de cafetería. En lugar de esconder las escaleras, la bella estructura de color cereza está en el centro del área de recepción, motivando así a los empleados e invitados a ejercitarse subiendo y bajando escaleras.

El director de las instalaciones Jim Hersch dice que aun cuando no hay clases agendadas, los empleados reservan el estudio para hacer yoga solos o ejercitarse en equipos. De hecho, las oficinas de Rodale tienen algunos escritorios-caminadoras que les permiten ejercitarse mientras trabajan.

“Siempre escuchamos que los empleados vienen a Rodale porque quieren trabajar en un lugar que se conecta con sus metas personales, tanto en términos profesionales como en el estilo de vida saludable, dice Hersch.

Además, mantener saludables a los empleados tiene sus beneficios económicos. Según un estudio realizado por la Universidad de Harvard, por cada dólar que se invierte en iniciativas de salud y bienestar, se ahorran más de tres en costos originados por el abstencionismo. Para Rodale, hay otra ventaja: Los empleados se relacionan y colaboran en estos espacios, lo que aumenta su lealtad a la empresa y la generación de buenas ideas.

Crear un espacio divertido para trabajar
Cuando creas un espacio divertido para trabajar, los empleados suelen permanecer más tiempo en la empresa, dice Stringer. Eso es un hecho comprobado por Coupa, una plataforma anti-fraudes.

Aunque las oficinas están alojadas en un edificio que anteriormente pertenecía a un banco, la atmósfera es todo menos aburrida. Múltiples juguetes están dispuestos en las paredes y lo que antes era la bóveda del banco, ahora tiene un barril de cerveza. Pero no crean que esto es el paraíso de los holgazanes, dice Rob Bernshteyn, CEO de la empresa.

“Hacemos esto por las mismas razones que lo hace Google; quieres tener un espacio donde la gente quiera estar”, afirma. Y funciona. Cuando dos empleados se detienen para echar una partida rápida de ping-pong, no es poco común que otros se detengan y que pronto estén llevando a cabo una junta de negocios espontánea.

Los miembros del equipo permanecen en las oficinas después del trabajo y hacen lluvias de ideas. Asimismo, cuando un proyecto demanda que trabajen en fines de semana, llevan a sus familias a la oficina: Los niños se divierten con los juguetes, mientras que las parejas juegan ping-pong.

Aunque las culturas empresariales varíen, construir camaradería y hacer felices a los empleados en la oficina es bueno para el negocio. Uno de los clientes de Stringer realiza reuniones de té a las 3 p.m. donde todos conviven. “Cuando creas un sentido de camaradería y comunidad, la compañía se beneficia. Sólo tienes que buscar la estrategia correcta para tu empresa”, afirma.

[wc_share_buttons]

 

Si uno de sus principales obstáculos para ser productivo es que te distraes constantemente o que simplemente no puedes dejar de ser multitarea (multitasking), aquí te presentamos una sencilla  estrategia que  promete ayudarte a cumplir sus tareas a tiempo.

El constante bombardeo de información que existe actualmente, ha hecho que las personas tengan una mayor facilidad para distraerse que antes. Mientras revisas tus redes sociales, respondes ese chat por celular y escucha que hay un incendio por la radio. Resultado? Puede que no logres completar ni hacer bien una tarea que, sin ninguna distracción, te tomaría poco tiempo hacer.

¿De qué se trata?

Esta técnica, desarrollada por el italiano Francesco Cirillo a finales de los 80 consiste en dedicarle 25 minutos completos, sin interrupciones de ningún tipo, a una tarea o labor específica. Una vez finalizado ese tiempo, se tiene derecho a 5 minutos de descanso. Luego de 5 pomodoros, se tendrá derecho a un descanso de 15  minutos.

El objetivo de esta técnica es mantener un ritmo durante la realización de una tarea, mientras la desarrolla, lo cual permite concentrarse sin distracciones, de tal manera que también alienta el pensamiento profundo.

¿Cómo funciona?

1. Selecciona la tarea que necesitas terminar: No importa si se trata de algo grande o pequeño, lo que importa es que se trate de una tarea que merezca por completo tu atención y concentración para ser finalizada. A la vez, establece si puedes llegar a necesitar más de un “pomodoro”, para lo cual, entonces, deberás dividir tus labores en periodos de 25 minutos

2. Programa el cronómetro por 25 minutos: quizá esta puede ser la parte más complicada porque la única presión que vas a tener es la del tiempo y tu propia conciencia. La estrategia funciona únicamente si realmente te comprometes a terminar lo ofrecido durante 25 minutos, sin ningún tipo de interrupción. Pero piénsalo bien, realmente no es mucho tiempo así que no puede ser tan complicado lograrlo.

3. Evita todo tipo de distracciones que te puedan hacer perder tiempo de tu pomodoro (redes sociales, páginas web alternativas, correos electrónicos, llamadas telefónicas, conversaciones, etc.)  Quédate solo con el programa que requieras (si trabajas en la computadora) o cierra por completo la puerta y silencia las notificaciones de tu celular.

4. Toma un descanso corto: pueden ser entre 4 y 5 minutos, dependiendo de tus necesidades. Lo importante es que sepas aprovecharlos al máximo, ya que son estos los que te permitirán regresar motivado para tu siguiente pomodoro. Respira, medita, toma una taza de café, da un paseo corto o haz una llamada.

5. Las pausas grandes: están determinadas por la cantidad de pomodoros realizadas que, para obtenerlos, deberá ser de mínimo cuatro. Luego podrás descansar entre 15 o 20 minutos.  La técnica señala que el cerebro usará este tiempo para asimilar la nueva información y estará más relajado antes de iniciar nuevas tareas.

7. Registra tus avances. Solo llevando un registro de su porcentaje de logro de tus pomodoros, podrás evaluar objetivamente que aspectos mejorar. No te des por vencido. Es probable que al principio te cueste completar los pomodoros pero … la practica es la que hace al maestro!.

[wc_share_buttons]

Ya tomaste la decisión de ser independiente porque sientes que disfrutarás más tu trabajo ganándote la vida por tu cuenta como emprendedor freelancer (escritor, consultor, actor, fotógrafo, traductor, Social Media Manager, diseñador, programador, contador, instructor, mago ó cualquier actividad que te apasiona) porque fuiste iluminado y estás decidido a disfrutar la vida independiente.
Te llega un primer cliente y te pregunta: “¿Cuánto me cobrarías por eso que haces de maravilla y de lo que pretendes vivir?” Si no has establecido precios fijos e “inviolables” para tus servicios, lo más seguro es que calcules el costo rápidamente siguiendo una fórmula parecida a:

Costo del proyecto =“Qué tan bien me cae esta persona” dividido entre “Cuántos días faltan para pagar la renta”

Si pretendes construir una buena marca personal para hacer crecer tu negocio como profesional autónomo, es preferible que tengas claro el valor monetario que le das a tus servicios. Estos 10 consejos a continuación seguro serán muy útiles para ayudarte a definir tus precios:
1. Fíjate por dónde vas
Analiza honestamente la calidad de tu trabajo en comparación con otros que ofrecen servicios similares a los tuyos, y en condiciones similares a las tuyas (ubicación geográfica, calidad final del servicio, reputación, etcétera). Toma en cuenta tu experiencia profesional y sobre todo tu talento. Evita empezar con precios muy elevados, en especial si aún no posees un buen portafolio con clientes anteriores.
Ten la seguridad de que tu negocio crecerá, y si en el futuro crees que es justo aumentar tus precios, es recomendable poner fecha de caducidad a cada cotización que entregues para evitar malentendidos.
2. Cobra por proyecto, no por hora
Es importante tener un estimado general del mínimo que debes cobrar por hora de trabajo, sin embargo, es más efectivo cotizar por proyecto, ya que hay proyectos que disfrutas más, y aunque los trabajes por 20 horas seguidas, sabes que esas 20 horas estarás fascinado por el placer de desarrollar ese tipo de proyectos.
Así, tal vez prefieras cobrar mucho menos “por hora” para no espantar al cliente, con tal de ser tú a quien contraten  (capaz y hasta te ganas el corazón del cliente, como verás en el consejo #9 de esta lista).
3. Vuélvete un “stalker” de tu competencia
Algunas empresas y profesionales publican sus precios abiertamente en sus páginas web y redes sociales.
Es muy recomendable que los tengas bajo tu mira para darte cuenta si estás dentro de una línea de costos aceptable para tus clientes potenciales, o si de plano te estás manchando con tus precios.
Sé realista con definir quién es realmente tu competencia. ¿Qué otras empresas y profesionales en situaciones similares a las tuyas pueden ser buena alternativa para tus clientes?
4. Escribe una lista con tus gastos fijos de cada mes
Por ejemplo… el alquiler (renta), la comida de tu mascota, el internet… en fin, hay gastos que son inevitables, y la lista irá en aumento conforme vaya creciendo tu negocio.  Es fundamental conocer al 100% a dónde se van tus ganancias. Así puedes calcular el mínimo de dinero que necesitas para “sobrevivir” cada mes.
Esto es importante porque si gastas más de lo que percibes, estás destinado a pedir asilo en casa de tus papás (… o de tus suegros).
5. Explora precios de proveedores con tiempo
Posiblemente tus clientes tienen sus propios clientes, y antes de eso tú también serás el/la cliente de tus proveedores, por lo que es tu responsabilidad explorar el mercado para encontrar al proveedor soñado que te echará la mano con el producto o servicio que necesitas, esto sin comprometer tus precios.
Recuerda que si tu proveedor hace mal su trabajo la reputación afectada será la tuya frente a tus clientes, pues aunque el dinero lo haya recibido tu proveedor, el cliente te lo entregó a ti y tú eres quien deberá rendir cuentas.
Por esto es buena idea elegir a tus proveedores a partir de la calidad de su producto/servicio, aunque esto eleve un poco tus costos finales.
6. Recuerda que no has aprendido a teletransportarte
Es importante que tomes en cuenta el costo que te generará trasladarte de un lado a otro para completar el proyecto, ya sea que utilices taxi, metro, transporte público, vehículo propio (gasolina) o cualquier medio que uses para recoger/entregar productos, asistir a las juntas con tu cliente, etcétera. Y si el proyecto requiere que vayas más lejos y por más tiempo, además del transporte, súmale alimentos y hospedaje.
7. Toma en cuenta fuentes alternativas de ingresos
Una estrategia para mantener tus costos más accesibles sin renunciar a tus gustitos, es encontrar fuentes alternativas de ingresos que te recompensen por esa pequeña reducción en tus precios.
Y no me referiero a aceptar un empleo que te distraiga de tu negocio, sino de expandir la oferta de tus servicios en una rama diferente de la que estás concentrado. ¿Puedes crear un producto relacionado con tus servicios, y que tus mismos clientes estarían interesados en comprar? Piénsalo.
8. Aprende de tus antepasados y practica el trueque
En los negocios no todo es amor y dinero, también hay productos y servicios que pueden ser de utilidad para ti. Si es conveniente para ti y para tu cliente (por ejemplo, si no tiene mucho capital para invertir en tus productos, pero los necesita) pueden hacer un intercambio de servicios por un monto igual o similar y llegar a un feliz acuerdo que no requiera sacar la cartera.
9. Piensa en ganar confianza, más que dinero
¿Le ves mucho potencial a un cliente pero no parece tener suficiente para pagar por tus servicios, ni te interesa hacer trueque? Si tienes el tiempo y los recursos para ayudarlo, hazlo por menos dinero.
Si tu intuición dio en el clavo, y a ese cliente le entregas gran calidad y excelente atención cuando más lo necesitaba, ¿crees que el cliente te olvidará fácilmente?
A la larga vale más un cliente que confía en ti y no se imagina contratando a alguien más, que 100 clientes para los que solo fuiste una transacción pasajera.
10. Usa una herramienta en línea
Como tal vez eres de los que preferimos hacer los cálculos automáticamente (para evitar errores, nunca por flojera ¿verdad?), te paso el dato de algunas calculadoras online que nos facilitan la vida a los profesionales autonomos o freelancers.
Para calcular el precio de tu hora de trabajo, son recomendables:
• Cosmonauta (pesos mexicanos)
• Calculadora Freelance de Laura López (euros)
Para calcular tus precios por proyecto, prueba:
• Calculadora Freelancer de Tigrenator (USD)
• Cuánto cuesta mi app (sólo apps)

Uno de los grandes tesoros, sin duda que tenemos los seres humanos, es la atención, o mejor dicho, la concentración. Unos tienen gran habilidad para conseguir explotarla, y a otros, nos cuesta muchisimo “conectarnos” para “fluir” en ese maravilloso estado llamado concentración.

A estas alturas seguro que sabrás todos los beneficios que nos aporta la concentración o el estar enfocados, como lo suelen llamar algunos. Cuando conseguimos enfocarnos, trabajar concentrados de verdad conectamos con la tarea y conseguimos ser:
• Más creativos.
• Más resolutivos.
• Trabajar con más calidad.
• Y ahorrar tiempo (hacemos antes nuestras tareas y nos vamos antes a casa)

La concentración, es uno de los grandes tesoros que debemos cuidar y respetar para salvaguardar nuestra productividad personal. A continuación, se presentan 3 ideas clave para ayudarte a configurar tu entorno y proteger tu concentración. Uno de tus grandes tesoros. Atento/a:

1. Fuera notificaciones.
¿Quieres concentrarte, conseguir un estado de enfoque para hacer esa tarea que tienes delante? Posiblemente una tarea que requiere mucha concentración. Entra y configura el modo “no molestar” cierra todos los notificadores y ponte manos a la obra. Vas a concentrarte, y eso son palabras mayores. Fuera todo tipo de notificadores.

2. Interrupciones de compañeros/as.
Las interrupciones tienen un gran impacto en nuestro día a día. Las interrupciones te hacen más lento, más torpe, te hacen parar, recalibrarte. Tienen gran impacto, pero en las tareas más importantes, en las de mayor peso, en las que requieren un extra, un plus de nuestra capacidad de enfoque, de concentración, tienen más, mucho más impacto. ¿Qué hacer?

Informa a tus compañeros. Es decir, anuncia, que vas sumergirte en x tarea, una tarea muy importante y de mucho peso, anuncia, pide a todos tus compañeros, por ejemplo, 60 minutos de no interrupción. < Funciona!

Técnica del auricular. Cuando te pongas a trabajar en esa tarea especial, trabaja con auriculares. Es impresionante el poder ahuyentador que tiene n…” Uy! no lo molesto que tiene los audifonos”, algo así pasa por nuestra cabeza cuando vemos a alguien concentrado con la mirada en la pantalla del ordenador y con los audífonos puestos. Ojo, sin ellos, la probabilidad de que nos molesten, aumenta.

3. Momento del día.
Elige un momento del día en el que la energía, tu energía, esté a tope o casi a tope y pueda garantizar ese estado de enfoque. No es operativo, por ejemplo si nuestra energía está por los suelos a las 7 de la noche, que nos pongamos a hacer tareas que requieran mucha concentración.

por Jose María Villarmea