toma de decisiones en el liderazgo Profesionales aquí

Desde siempre, seguir el camino más beneficioso ha sido difícil. Sus tramos se hallan plagados de obstáculos como el desconocimiento, la falta de voluntad y la incapacidad. El desgaste que representa el nadar contracorriente hace que otros caminos menos fructíferos sean más tentadores. Este fenómeno es, a nivel social, paradójicamente comprendido, tolerado e, incluso, justificado cuando hablamos acerca de jóvenes en situación de pobreza que abandonan sus estudios, políticos que procrastinan la solución de problemas en las comunidades pequeñas o emprendedores nóveles que cierran sus negocios por una mala administración. Sin embargo, cuesta creer que aun en asuntos de vida o muerte donde estén muchas personas involucradas se sea incapaz de tomar decisiones sobre cambios que, de no ejecutarse, acarrearían fatales consecuencias.

En el primer trimestre del 81’, un bebé recibió una transfusión sanguínea en el Banco de Sangre Irving Memorial de San Francisco proveniente de un donante de cuarenta y siete años. En julio de ese mismo año, la creciente evidencia epidemiológica condujo a la comunidad médica a la conclusión de que el SIDA era una enfermedad contagiosa transmitible por contacto sexual y a través de la sangre.

Ya para mediados de septiembre de 1981, el bebé receptor de la transfusión sanguínea cae enfermo con un cuadro de inmunodeficiencia adquirida al mismo tiempo que su donante —también enfermo— le notifica a su médico que era un donante de sangre habitual.

A finales de ese mismo año, el Centro para el Control de Enfermedades alertó a los bancos de sangre sobre la situación. Durante los meses subsiguientes, se constataron y documentaron más casos de SIDA transmitidos por transfusión sanguínea.

No obstante, los banqueros de sangre de EEUU negaron públicamente toda la evidencia de este fenómeno. Esta industria empleó todo su poder político e influencias en los medios de comunicación para impedir el análisis de la sangre almacenada. Ellos sabían que el costo de las pruebas de SIDA era elevado y tenían temor de la forma en la que esto afectaría la captación de donantes y la demanda de sangre en bancos no lucrativos.

En pos de defender sus propios intereses, la industria de la sangre provocó el contagio de más de doce mil personas. La batalla entre los científicos y los banqueros de sangre era desigual: estos últimos eran expertos en el uso del lenguaje, tenían capacidad de persuasión e influencia interpersonal mientras que, los médicos, solo contaban con la verdad presentada en datos contundentes los cuales sucumbieron ante los intereses ocultos que retrasaron cualquier decisión legal sobre el SIDA que hubiese podido impedir tal mortandad.

En este sentido, usted se preguntará: ¿qué tiene que ver esta triste historia con la toma de decisiones y el emprendimiento? Pues bien, esta historia es un ejemplo drástico de un fenómeno que se manifiesta en todos los ámbitos de la vida humana; aunque seamos como los médicos y tengamos la verdad de nuestro lado, si no tenemos la capacidad de sortear los obstáculos de forma audaz y oportuna, el retraso en la ejecución de decisiones correctas —como el análisis de sangre de los donantes, en este ejemplo— traerá consecuencias nefastas.

Llegados a este punto, es menester entender que un líder no solamente debe tener buenas ideas (conocer el camino correcto); también debe darse a la tarea de desarrollar las habilidades necesarias para implementarlas (adquirir conocimiento, fuerza de voluntad y habilidad para sortear los obstáculos). Debe ser capaz de nadar contracorriente sin desgastarse. Dicho de otro modo, un líder empresarial no se conforma con tener una buena idea de negocios, un producto o servicio de comprobada utilidad e interés para un nicho de mercado; sino que forja las destrezas requeridas para consolidar su visión y vencer las oposiciones o, en las palabras de Richard Nixon:

“No basta que un líder sepa la acción apropiada a tomar, es necesario también que sea capaz de llevarla a la práctica. El dirigente que no tenga el juicio o la percepción necesaria para materializar las adecuadas decisiones, adolece de falta de visión. Aquel que conozca lo que es correcto, pero que no pueda llevarlo a cabo, falla de todos modos, puesto que es inefectivo. El gran líder necesita… estar capacitado para el logro”.

Capacítate para el logro, inscríbete en nuestro programa Escuela de Empresarios. Allí, podrás disfrutar de contenidos educativos y clases en vivo sobre las áreas de mayor interés para los hombres y las mujeres de negocio. Adicionalmente, recibirás asesorías personalizadas para una revisión de tu modelo de negocio por parte de nuestros expertos. Por si fuera poco, pasarás a formar parte de nuestra comunidad online donde conocerás a otros emprendedores de Latinoamérica, EEUU y el Caribe con quienes podrás establecer relaciones comerciales y ampliar tu red de contactos.

Escuela de empresarios Profesionales AQUÍ

No lo pienses más, avanza asertivamente en la consecución de tus objetivos. Haz clic aquí para mayor información.

beneficios del aprendizaje continuo para el cerebro - profesionales aquí

El proceso de aprendizaje no se detiene cuando nos graduamos del instituto; si mantenemos los ojos abiertos, cada día nos brindará una nueva oportunidad para acrecentar nuestros conocimientos. Sin embargo, aquellos que se comprometen a sostener un aprendizaje continuo no solamente tendrán acceso a mayores oportunidades, sino que, también, disfrutarán de los beneficios de tener un cerebro más sano y en forma.

¿Qué le ocurre a nuestro cerebro cuando estamos aprendiendo?

Al aprender una nueva habilidad, nuestro cerebro procesa la información y hace posible que podamos acceder a ella posteriormente. El hecho de aprender a resolver un determinado tipo de problema hace que sea más fácil resolver otros problemas de naturaleza similar. Para poder aprender, es necesario crear y fortalecer caminos neuronales en nuestro cerebro. Al practicar continuamente una habilidad nueva, estos caminos neuronales se hacen más fuertes.

El aprendizaje continuo mantiene a tu cerebro sano, joven y fuerte sin importar tu edad
El aprendizaje continuo mantiene a tu cerebro sano, joven y fuerte sin importar tu edad

5 beneficios cerebrales que disfrutamos al aprender

Cuando adquirimos nuevas habilidades, la densidad de la mielina —la materia blanca del cerebro— se incrementa; esto mejora nuestro desempeño. Adicionalmente, las neuronas son estimuladas lo cual deriva en más caminos neuronales que nos permiten aprender mejor.

Un ejemplo que muestra cinco beneficios cerebrales del aprendizaje es lo que ocurre cuando aprendemos un nuevo idioma.

¿Deseas aprender inglés? En ProfesionalesAQUÍ podemos ayudarte. Solicita mayor información haciendo clic aquí

Investigadores han encontrado que los adultos que estudian un nuevo idioma obtuvieron los siguientes beneficios en sus cerebros:

  1. Mejora de la función cerebral
  2. Mejora de la memoria
  3. Mayor flexibilidad mental
  4. Mejores niveles de creatividad
  5. Retraso en el inicio de síntomas de demencia

¿Tu cerebro puede mejorar aun a una edad avanzada?

De acuerdo con el Health Watch, una publicación de la Escuela de Medicina de Harvard, tu cerebro tiene la habilidad de aprender y desarrollarse incluso después de envejecer. Este proceso es conocido como “plasticidad cerebral” pero solo funciona si tú entrenas a tu cerebro regularmente.

Algunas actividades pueden darte tanto beneficios cerebrales como físicos, tal es el caso de la natación donde, por un lado, está la mejora cardiovascular y muscular y, por otro lado, la mejora mental al poner el foco en la técnica y la concentración.

Alcanza una mejor calidad de vida a través del aprendizaje online
Alcanza una mejor calidad de vida a través del aprendizaje online

Consejos para maximizar el entrenamiento de tu cerebro

La recomendación del Health Watch para mantener un cerebro saludable es escoger una nueva habilidad que sea lo suficientemente desafiante como para forzarte a pensar y aprender. Es necesario que esta habilidad demande una práctica continua. Toma en cuenta los siguientes elementos al seleccionar una actividad:

  1. Dificultad: para que tu cerebro crezca, debe ser desafiado a aprender algo nuevo que pueda mejorarse con el tiempo. Podrías escoger alguna actividad que ya sepas realizar siempre y cuando te comprometas a subir el nivel. Establécete metas altas que te lleven a un mayor escalón de experticia.
  2. Complejidad: la actividad debe demandar la habilidad de resolver problemas o de pensar creativamente. Un estudio realizado con adultos mayores entre 60 y 90 años de edad que tomaron cursos de fotografía digital y de costura por más de 16 horas a la semana durante 3 meses encontró que ellos obtuvieron mejores resultados en las pruebas de memoria a largo plazo que aquellos adultos mayores que solo realizaron actividades más cotidianas como leer o resolver rompecabezas.
  3. Disciplina: a más repetición y tiempo empleado en el aprendizaje de una habilidad, más fácil es que lo aprendido se consolide. Debes comprometerte en la adquisición de esa habilidad para recibir los beneficios. Desafíate continuamente a ti mismo y da los pasos que sean necesarios para mejorar.

Beneficios del aprendizaje continuo para los emprendedores o freelancers

Seguramente pienses que estás muy ocupado/a en tus actividades laborales como para sacar tiempo de aprender un nuevo idioma o aprender a tocar un instrumento musical. No obstante, aun puedes beneficiarte del aprendizaje continuo.

La gestión del tiempo, el marketing digital y la administración de las finanzas son habilidades cuyo aprendizaje demanda que nuestro cerebro salga de la zona de confort y desarrolle nuevos caminos neuronales. Adicionalmente, progresar en estas áreas te permite mejorar los procesos de tu empresa, expandir tu negocio y trabajar de forma más eficiente. Todo lo cual se traduce en mayores niveles de prosperidad y tiempo libre para disfrutar de tu familia y de otros pasatiempos que te apasionen.

Tenemos a tu disposición la Escuela de Empresarios, una formación online que contiene todas las disciplinas que los emprendedores deben dominar para lograr que sus negocios prosperen. Disfruta de clases en vivo y materiales pregrabados que podrás estudiar a tu propio ritmo además de sesiones de asesoría de negocios individualizadas y acceso a nuestro grupo de WhatsApp para realizar networking y conocer a otros emprendedores de EEUU, América Latina y el Caribe.

Escuela de empresarios Profesionales AQUÍ
Haz clic aquí para saber más sobre la Escuela de empresarios de Profesionales AQUÍ
emprendimiento con propósito - Profesionales Aquí

¿Cuál es el punto de estar aquí? Seguramente lees este artículo de blog con el objetivo de aprender algo, ¿no?

Hay una razón por la cual estás aquí y, también, hay una razón por la cual estás emprendiendo un negocio. No sé si alguna vez hayas tomado una pausa para preguntarte a ti mismo el por qué no simplemente estás trabajando en una empresa como empleado sino que, en su lugar, decidiste ser independiente, empezar algo desde cero. ¿Por qué?

Piensa en ello, piensa en el punto de estar aquí. Lo importante de ese punto es que si nosotros entendemos por qué estamos aquí va a ser más fácil saber hacia dónde queremos ir. Emprender es algo intencional y —quiero que la palabra «intencional» quede fijada en tu memoria— la palabra «intencional» no es lo mismo que la palabra «intención».

Tener la intención de hacer algo puede quedarse en solo un pensamiento. Por ejemplo, digamos que tenías la intención de llamar a tu madre el día de su cumpleaños y, por alguna razón, no la llamaste; por ende, la intención se quedó en el pensamiento. En cambio, la intencionalidad implica una acción. Por tal motivo; emprender es algo intencional. No solamente conlleva pensar en una idea, también demanda la toma de acción para ejecutarla.

Lo correcto es que todas tus decisiones sean intencionales, que las acciones que realices sean la evidencia de tus decisiones tomadas a nivel personal y profesional. La naturaleza de las decisiones conscientes está ligada a los qué, por qué, cómo y cuándo; es decir, a las preguntas que te haces a ti mismo.

¿Qué puedo hacer, junto con mi equipo, para que este emprendimiento funcione mejor?, ¿qué fechas límites establezco para la ejecución de mis decisiones?, ¿cómo lo voy a realizar?… Es decir, ser una persona intencional va más allá de las metas o decisiones tomadas; implica la planeación, trazar el camino a recorrer para materializarlas.

¿Qué quiero o necesito aprender?, ¿qué puedo enseñar o aportar?, ¿me guardaré lo mejor de mí o, por el contrario, estoy realmente dispuesto a compartirlo todo con los demás? Reflexionar sobre estas preguntas te ayudará a determinar en qué punto de tu vida (personal y profesional) te encuentras. Luego, sabiendo donde estás, podrás reconocer hacia dónde vas.

Si no sabes hacia dónde vas, si inicias tu emprendimiento sin ningún propósito o enfoque definido puede llegar alguien más y decirte «¿por qué no hacemos esto?, ¿y por qué no probamos esto otro?»; entonces, te verás yendo por aquí y por allá. Coloquialmente hablando, picotearás en todas partes para darte cuenta que, al final, no habrás logrado nada… ¡Ojo con esto!

Lo anterior puede llevarte a cambiar el giro de tu negocio hacia algo que no sea lo tuyo, a asociarte con quien no debes… en fin, a meter la pata. Por ende, se hace menester saber lo que realmente quieres, saber decir que NO a las propuestas contrarias a la visión de tu emprendimiento, a dirigirte hacia tus objetivos sin que nada te distraiga.

Puede que las circunstancias externas —como lo fue la pandemia por COVID-19, por ejemplo— te obliguen a realizar cambios drásticos en tu modelo de negocios. Tal vez, para evitar cerrar las puertas de tu emprendimiento, te hayas visto en la necesidad de migrar a alguna plataforma virtual cuando, anteriormente, solo te concentrabas en actividades presenciales. En tales casos, conocer el propósito de tu emprendimiento te permite realizar cambios —muchas veces dramáticos— sin perder el norte, sin dejar de perseguir la intención original. En pocas palabras, te hará capaz de adaptarte intencionalmente a las condiciones cambiantes del entorno sin perder tu esencia.

De este modo, hablamos de resiliencia, una resiliencia con base en el propósito de nuestro emprendimiento.

Artículo basado en la ponencia realizada por Wendy Meruvia (@wendy.emprendedorasocial) a los estudiantes del YLAI BootCamp online 2021 llevado a cabo en el Aula Virtual de ProfesionalesAQUÍ.com

Escuela de empresarios Profesionales AQUÍ
Aprende más de este y otros temas en nuestra Escuela de Empresarios. Clic para más información
no seas un jefe, sé un líder Profesionales Aquí

A pesar de la amplia literatura que existe en torno al tema del liderazgo, aún se sigue viendo como algo abstracto o nebuloso para muchas personas. La verdad, para lograr entender plenamente qué es un líder, lo ideal sería conocer a un líder en persona; tener la oportunidad de ser guiado por alguien que no ejerza poder o autoridad a la fuerza sino que —realmente— despierte algún tipo de admiración en ti que te inspire a querer seguir sus pasos o —al menos— que te haga confiar plenamente en sus decisiones.

Desde el punto de vista empresarial, el liderazgo es ese “no sé qué” que hace que no te sientas como un empleado más, como alguien a quien meramente le pagan por realizar una tarea. El líder hace que te sientas como una persona que tiene algo que aportar, algo que más nadie sino solo tú puedes aportar para el crecimiento de la organización. Te hace sentir importante.

De manera que, si tú no quieres ser un simple jefe, debes dejar de ver al personal a través del currículum, a través de sus títulos, estudios y experiencia laboral. Deber dar un paso más y conocerlos a profundidad; es decir, debes conocer las fortalezas y debilidades a nivel individual y a nivel de equipo de trabajo. Solo por medio de esta visión holística serás capaz de inventariar correctamente el capital humano.

El líder también es cercano. El trato humanitario del líder hacia su equipo de trabajo no debe confundirse con convertirse en el mejor amigo de los empleados ni con ir de fiesta con ellos los fines de semana. Un líder no debe admitir adulaciones ni tampoco pretender agradar o caerle bien a sus colaboradores, ¡ojo con esto!

La relación humanitaria entre el líder y sus seguidores se da desde el respeto. Como figura de autoridad, trata con sumo respeto a sus subalternos y exige —de forma implícita, sin amenazas, regaños ni insultos— el mismo respeto de vuelta. Para ser respetados, es menester la transparencia. Nada de mentiras, hipocresías, traiciones ni juegos en segundo plano. Si es necesario tomar decisiones que resulten incómodas para algunos colaboradores, hay que hacerlo de frente, explicando correctamente las razones y apelando al juicio común.

Por otro lado, un líder comprende que su rol es ese… liderar. Un líder no requiere ser la persona más inteligente, experimentada o talentosa del equipo de trabajo. Un líder controla su propio ego y se regocija ante la evolución de sus subalternos, ve con buenos ojos todos los aportes que pueden hacer a la organización los miembros más brillantes de su equipo de trabajo. Todo lo opuesto a los jefes tóxicos que solo desarrollan envidia y sienten temor de perder sus puestos de trabajo cuando llega alguien a aportar soluciones que antes habían pasado desapercibidas.

El líder ama pensar en el futuro, tiene un espacio dedicado a proyectos a largo plazo para la evolución de la organización. Un jefe que carezca del don del liderazgo solo se ocupa de las tareas urgentes del día a día. Cuando mucho, llega a enfocarse en un par de proyectos a mediano plazo. Realmente, el futuro lejano de la organización no es una prioridad para jefes ordinarios.

Así mismo, el líder no se victimiza culpando de los fracasos a algunos miembros de su equipo de trabajo. Probablemente existan subalternos culpables, pero un buen líder conoce las fortalezas y debilidades de sus colaboradores; por consiguiente, entiende que él debe anticiparse a los posibles errores de su equipo haciendo las correcciones necesarias. Una vez más, el líder tiene dominio sobre su ego: asume como suyos los fracasos del equipo y atribuye los éxitos a sus colaboradores (mientras que un jefe tóxico culpa a los otros cuando algo sale mal y, cuando todo funciona, se vanagloria a sí mismo)

Como dijimos al principio, la única forma de apreciar la belleza del liderazgo es conocer a un líder en persona, ver cómo el líder trabaja con y por amor hacia la organización, a los proyectos y al equipo de trabajo. Lamentablemente no es posible encontrar un líder a la vuelta de la esquina. Sin embargo, siguiendo lo descrito en este artículo, seguramente tú lograrás ser ese líder que inspire a otros a dar lo mejor de sí mismos y, cuando menos lo esperes, serás tú el modelo a seguir para el surgimiento de una nueva generación de líderes

Escuela de empresarios Profesionales AQUÍ
Aprende más de este y otros temas en nuestra Escuela de Empresarios. Clic para más información
Desarrolla tu cerebro con el descanso - Profesionales Aquí

Vivimos en la sociedad de la inmediatez y el multitasking. Nos enseñan que la productividad consiste en hacer, hacer, hacer… Sin embargo, las consecuencias no tardan en aparecer: ansiedad, estrés, premura y el agobio de las deadlines que causan estragos en la salud física, mental y emocional.

En medio de todo este caos, surge una «nueva» forma de inteligencia: el «no hacer»; el descanso activo que ha demostrado alta efectividad en el incremento de la creatividad, la capacidad de resolver problemas, el aprendizaje y, sobre todo, la optimización del manejo del estrés.

Ciertamente, muchas personas apartan momentos del día para descansar mientras ven series de Netflix o navegan en las redes sociales. No obstante, estas actividades no ofrecen verdadero descanso. Son solo una extensión de la omnipresente hiperconectividad que nos obliga a consumir información continuamente cual hámsteres corriendo en la rueda sin llegar a ningún paradero.

El verdadero descanso mental

El verdadero descanso mental consiste en irnos a un lugar solitario donde realmente nos sentemos a «no hacer nada», nada que demande energía cerebral: ocurre que actividades como ver series, películas, contenido de las redes sociales (incluso leer) implican ingesta de información.

Más datos y datos son introducidos a la fuerza al cerebro. Solo le damos unas pocas horas —durante el sueño—para que digiera toda esa información. Con todo, la mayoría no duerme lo suficiente por lo que el cerebro queda con todavía menos tiempo aún para asimilar la ingente cantidad de información.

Esta situación deriva en un deterioro de la memoria y de las capacidades cognitivas. Además, se traducen en una disminución de la tolerancia a la frustración, se manifiesta una irritabilidad que nos hace emocionalmente susceptibles al menor estímulo.

La solución al agotamiento mental

La solución que proponen autores como Marta Romo, escritora del libro «no hacer nada desarrolla nuestro cerebro», está basado en el análisis de los momentos de inspiración que tenemos cuando nos despertamos por las mañanas, nos duchamos o andamos en bicicleta.

El truco está en permitirnos «soñar despiertos», en que la mente tenga un espacio —durante la vigilia— para darse un paseo en los pensamientos y analizar las experiencias, aprendizajes y expectativas que vayan surgiendo. Es decir, soltar nuestro cerebro al patio de recreos y dejarle vagar un poco, darle permiso para que se pasee, incluso, por las preguntas existenciales que tanta gente procura dejar de lado.

Permitirnos filosofar es el secreto para darle un propósito, un sentido a nuestras vidas. Es el secreto para determinar el «por qué» de nuestras conductas, hábitos y compromisos adquiridos.

El obstáculo a sortear es el prejuicio: pareciera que está mal visto descansar, que siempre debemos estar ocupados. De hecho, nosotros mismos nos juzgamos por descansar; presionándonos para cumplir con la apretada agenda y las interminables to-do lists.

“Calmar nuestras mentes y abrir nuestros corazones no es solo bueno para nosotros, sino que realmente puede beneficiar a todos los que nos rodean”

Richard Davidson, padre de la neurociencia contemplativa.
Escuela de empresarios Profesionales AQUÍ
Aprende más de este y otros temas en nuestra Escuela de Empresarios. Clic para más información
el poder del lado oscuro para alcanzar el éxito Profesionales Aquí

Cada individuo es único. A pesar de que todos coexistimos en una misma sociedad, es innegable el hecho de que cada persona habita en una realidad diferente: la combinación de sus pensamientos, sentimientos, experiencias y deseos es irrepetible. De ahí viene la famosa expresión «cada cabeza es un mundo».

No obstante, nos han enseñado —desde pequeños— ciertos paradigmas, patrones y hábitos que debemos seguir para alcanzar el éxito en la vida. Pero, dado que toda regla tiene su excepción, son innumerables los casos de hombres y mujeres que han llegado a la cima siguiendo métodos poco ortodoxos que se distancian —llegando incluso a oponerse radicalmente— de lo socialmente aceptado.

Entre los factores que nos hacen únicos, hallamos la firma emocional: esas emociones (con las que nos conectamos con mayor frecuencia) que pasan a formar parte de nuestra personalidad.

Al respecto, un grupo de investigadores de la Universidad de Essex (Reino Unido), en un estudio publicado en la revista “Journal of Personality and Social Psychology”, identificó a un cierto número de emociones negativas que pueden impulsarnos a alcanzar el éxito (aunque con algunas consecuencias)

De este estudio, podemos destacar que la ansiedad y la rabia pueden ayudarnos a lograr nuestras metas. En general, nos hacen ser más productivos que la diversión y la relajación, por ejemplo.

Esto se debe a que son emociones energizantes, nos dan impulso para salir de nuestra zona de confort haciéndonos poner “manos a la obra” en los asuntos que tengamos en mente.

El enojo nos impulsa a tomar decisiones que de otra manera podríamos postergar

Si bien es cierto que la ansiedad y la rabia son una fuente de motivación, no todo es color de rosas. Experimentar estas emociones nos priva del pensamiento estratégico. Además, genera afectaciones de salud por causa del estrés (dolores de cabeza, de espalda, insomnio, náuseas, entre otros)

Afortunadamente, su contraparte también nos es de utilidad. Emociones como la alegría y la esperanza también nos energizan. Sin mencionar que son beneficiosas para la salud, con efectos positivos a largo plazo.

No podemos negar que la ansiedad y la rabia están a la orden del día. Son emociones muy fáciles de experimentar (basta con toparnos con un conductor inepto mientras manejamos nuestro coche por la carretera para andar todo el resto del día con mal humor). Sin embargo, si logramos desarrollar la inteligencia emocional, podremos controlar los pensamientos para emplear emociones positivas como combustible en nuestro camino al éxito.

De todas las emociones, el estudio afirma que la más poderosa es la esperanza, ya que nos lleva al disfrute del aprendizaje, el deseo de éxito y el orgullo por los logros. “Aunque el modelo pueda parecer abstracto a primera vista, el estudio muestra cómo las emociones de éxito se relacionan con aspectos fundamentales de nuestras vidas y pueden definir nuestro rendimiento en entrevistas de trabajo, exámenes y otras situaciones estresantes”, destaca el director del estudio, el catedrático Reinhard Pekrun, del Departamento de Psicología de Essex.

La esperanza y el optimismo te ayuda a disfrutar del camino al éxito

Así que ya lo sabes, es posible conocer a personas exitosas en ciertos ámbitos que estén acostumbradas a vivir en constante enojo y ansiedad. Es posible afirmar que llegaron a la cima por ser de “carácter fuerte”. No obstante, aprendimos también que la alegría y —sobre todo— la esperanza son mucho más energizantes y poderosas, con el plus de que nos ayudarán a disfrutar del camino y gozar los éxitos con buen humor (sin convertirnos en cascarrabias durante el proceso)

En tus manos están los dos caminos, toma una buena decisión… ¡y evita tomar el lado oscuro!

Finanzas personales profesionales aquí

Las finanzas personales son un término destinado a describir la gestión de tus finanzas a través de presupuestos, gastos y ahorros. Esto implica una planificación a largo plazo considerando los posibles riesgos financieros, la jubilación, la planificación patrimonial, las inversiones y cómo evolucionan los mismos a lo largo de la vida.

Las finanzas personales incorporan la manera en la que administras todos los aspectos de tus finanzas o las de tu familia, tanto a corto como a largo plazo. El término también se usa para describir toda una industria dedicada a los servicios y productos diseñados para ayudar a las personas a administrar sus finanzas y aprovechar las oportunidades de inversión.

Importancia de las Finanzas Personales

Las finanzas personales son una parte vital no solo de la gestión de tus necesidades financieras diarias, sino también de la planificación de tu futuro financiero. Cuanto antes controles las finanzas personales, mejores serán tus perspectivas financieras a largo plazo para cosas como invertir o planificar la jubilación.

Elementos de las Finanzas Personales

Al comprender los elementos de las finanzas personales, puedes entender mejor las oportunidades para mejorarlas. Este conocimiento puede ayudarte a presupuestar para las necesidades actuales mientras planificas objetivos financieros a largo plazo.

Elementos de las Finanzas Personales:

  • Gestión de patrimonios
  • Vivienda / hipoteca
  • Tarjetas de crédito
  • Seguros
  • Inversiones
  • Planificación patrimonial
  • Gestión de riesgos
  • Impuestos
  • Jubilación
  • Presupuestos
  • Seguridad social
  • Préstamos y deudas

¿Cuáles son las cinco áreas de las finanzas personales?

Aunque las finanzas personales tienen varios aspectos, encajan fácilmente en una de cinco categorías: ingresos, gastos, ahorros, inversiones y protección. Estas cinco áreas son fundamentales para dar forma a tu planificación financiera personal.

Cinco aspectos de las finanzas personales:

Ingresos

Los ingresos son la base de tus finanzas personales e incluyen todas las partes de tu flujo de efectivo: el dinero que recibes de todas las fuentes.

Incluye tu nómina, pensión o Seguridad Social, rentas de inmuebles en alquiler o inversiones.

Egresos

Los egresos incluyen el dinero para cualquier gasto que tengas. Controlar la cantidad de dinero que gastas puede permitirte reservar dinero para hacer crecer tu futuro financiero.

Ahorros

Los ahorros incluyen cualquier dinero de tus ingresos que no gastes sino que reservas para el futuro. Es necesario prever gastos potenciales, planificados o no planificados.

Inversión

Invertir es diferente de ahorrar. Mientras que los ahorros son lo que queda de sus ingresos, las inversiones son compras que te permiten obtener ingresos o ahorros futuros. Las inversiones pueden incluir compras de fondos mutuos, acciones, bonos o bienes raíces que usted espera que le brinden una buena tasa de rendimiento. Pero las inversiones vienen con un riesgo.

Protección

La protección contra riesgos financieros se puede manejar a través de una variedad de productos financieros que incluyen rentas vitalicias, seguros de propiedad o accidentes, seguros de vida y seguros de salud. Estos pueden proporcionar seguridad financiera o protección contra costos financieros inesperados.

Si deseas alcanzar la libertad financiera, es indispensable que conozcas a fondo todo lo relacionado con el manejo de las Finanzas Personales. Para ello, tenemos preparado una serie de artículos donde profundizaremos en estos tan importantes temas. ¡Permanece atento a nuestro sitio web y RRSS para enterarte de todo lo nuevo!

Lee la segunda parte de este artículo, Alfabetización Financiera, haciendo clic aquí

no le cuentes tus sueños a todo el mundo

Cuando tienes un gran sueño y te sientes confiado en ese sueño, tu primer instinto puede ser cantarlo a viva voz. En cierto modo, tejer un gran sueño se siente como una gran noticia que quieres compartir con el mundo. Pero, tal vez deberías pensarlo dos veces. Compartir tus sueños con todos puede tener algunas consecuencias no deseadas que en realidad podrían impedir tu progreso.

1-    Te expones a los detractores

Siempre habrá gente que dude de ti. Detrás de cada persona exitosa hay un rastro de personas que pensaron que nunca lo lograrían. Esas personas no escucharon a los detractores y, al hacerlo, lograron lo imposible. Los detractores pueden dañar tu autoestima. Si ellos no saben lo que estás planeando, no podrán plantar esas semillas de duda en ti.

2-    Le estás dando ventaja a tu competencia

Si tu idea es algo revolucionario, seguramente atraerá mucho interés. Especialmente de aquellas personas que podrían tener los recursos para lograr tales objetivos antes que tú. Hablar demasiado pronto puede ponerte en una posición en la que alguien te gane en tu propia línea de meta. No dejes que las personas deshonestas y poco éticas aplasten tu espíritu.

3-    Te arriesgas a decepcionarte

Tal vez tu idea comience en un lugar y termine en otro. Las ideas tienen una tendencia a cambiar y evolucionar con el tiempo. Tal vez estés pensando en iniciar un negocio, pero mientras haces el trabajo para ello, descubres que ir en una dirección diferente funcionará mejor. Si ya les has dicho a todos cuáles son tus planes, lo último que quieres es que otras personas te critiquen por cambiar de opinión. Incluso te pueden hacer sentir que te has defraudado a ti mismo.

Contarles a todos sobre algo grandioso se siente casi igual que lograr algo grandioso. Piénsalo: si sabes que vas a comprar un auto nuevo y les dices a todos que vas a comprar un auto nuevo, ya estás experimentando la alegría que conlleva tenerlo. Tu impulso de ir a buscar ese automóvil disminuirá porque estás celebrando algo que aún no ha sucedido. No te dispongas a celebrar antes de que realmente tengas algo por lo que celebrar.

4-    Nunca te avergonzarás

¿Qué pasa si tu sueño no se cumple? No es algo reconfortante a considerar, pero es posible que suceda. Podrías encontrar un obstáculo, perder tu pasión o sentirte inspirado para encontrar una vocación completamente nueva. Entonces, todas las personas a las que les has contado sabrán que nunca lograste ese gran sueño del que estabas hablando. La decepción ocurre a veces, y no necesitas que todo el mundo lo sepa. Es mejor sorprenderlos con el resultado final.

5-    Es posible que te convenzan de que no lo hagas

Algunas personas tienen la intención de ayudar, pero se están ayudando a sí mismas más que a ti. Las personas pueden emocionarse con tu sueño y comenzar a agregar sus propias sugerencias, influyendo y reestructurando tus planes. Otras personas pueden estar genuinamente preocupadas de que estés asumiendo un riesgo demasiado grande y disuadirte para que no lo hagas porque temen que puedas sacrificar demasiado. Este sueño se trata de ti, no se trata de nadie más, sin importar cuán útiles puedan parecer sus opiniones.

6-    Te sentirás realizado al final

Cuando guardas tu sueño para ti mismo y trabajas para lograrlo en privado, tienes la satisfacción de lograrlo de forma independiente. El momento en el que revelas el camino transitado es el momento en el que has logrado los elementos centrales de tu meta. Puedes decir que lo hiciste sin la ayuda o la influencia de otros, y nada se siente mejor que eso.

7-    Serás más eficiente

En última instancia, todo se reduce a menos palabras y más acción. Cuando necesitas hacer realidad tus sueños, ayuda mover menos los labios y más las manos. Aíslese de las distracciones y comience a hacer que las cosas sucedan.

Créditos: https://medium.com/@gudbedotcom/7-reasons-you-shouldnt-reveal-your-dream-to-anyone-449c5385d092

metas de año nuevo profesionales aquí

Comenzar un nuevo año es un momento muy esperanzador. Ya sea que abramos un calendario impecable o simplemente nos desplacemos al mes de enero en nuestros teléfonos inteligentes, existe la sensación de tener un nuevo comienzo cada 1 de enero. Tomamos notas, ya sea mentalmente o en papel, de las resoluciones de Año Nuevo que estamos decididos a cumplir. Sin embargo, con demasiada frecuencia, tropezamos con los primeros pasos del cambio y nos retiramos silenciosamente a viejos hábitos poco saludables. ¿Por qué no determinar que este año sea diferente con algunos consejos útiles sobre cómo establecer metas de Año Nuevo de ProfesionalesAQUÍ?

1-    Escribe tus metas y revísalas periódicamente

Las resoluciones que no están escritas están destinadas a fallar rápidamente. Así que escríbelas, y no solo en cualquier lugar. Mantén tu lista de objetivos de Año Nuevo en un lugar donde la veas regularmente, para que puedas revisar tu progreso y volver a comprometerte de manera constante.

2-    Establece metas para cada área de tu vida

Claro, es posible que estés más preocupado por poner en orden tus finanzas, pero ¿qué hay de esas otras áreas de la vida? Si estableces uno o dos objetivos en cada una de ellas, seguramente verás un efecto dominó en todos los aspectos.

3-    Plantéate metas realistas y alcanzables

Si bien sería fantástico perder 30 kilos, saldar deudas y conseguir un nuevo trabajo que pague el doble de tu salario en el próximo año, debes asegurarte de que cualquier resolución que establezcas sea una que puedas cumplir en doce meses.  Entonces, en lugar de establecer una gran meta que involucre muchos pasos, trabaja en enmarcar tus resoluciones como metas más pequeñas que se puedan lograr de manera razonable.

4-    Asegúrate de que tus metas se puedan monitorear

Para cumplir con tus resoluciones de Año Nuevo, debes poder ver constantemente que estás en el camino correcto. La mejor manera de hacerlo es establecer objetivos que se puedan medir una y otra vez en períodos cortos de tiempo. Por ejemplo, en lugar de “haré más tiempo para la familia”, escribe “me sentaré a la mesa con mis hijos para desayunar al menos cinco días a la semana”.

5-    Fíjate una meta que puedas cumplir junto a algún compañero

¿Cuáles son las principales razones por las que los propósitos de Año Nuevo son tan difíciles de cumplir? ¡Son un trabajo duro y nadie tiende a darse cuenta si te rindes! Así que sigue adelante y cambia eso uniéndote a un amigo o cónyuge para lograr juntos una meta. Seguramente se divertirán más cuando trabajen juntos, y no estarás tan tentado a darte por vencido si alguien más cuenta contigo.

6-    Recompénsate a ti mismo por alcanzar tus metas

¡Finalmente, la recompensa! Estarás mucho más inclinado a establecer resoluciones el próximo año si puedes recordar la emoción y la recompensa de lograr las metas. Solo asegúrate de que tu recompensa no dificulte el logro de ninguna de tus otras metas. Por ende, si estás tratando de reducir tus deudas, ¡no te recompenses por perder peso con un viaje a Jamaica!

¡Cuenta con nuestro equipo de ProfesionalesAQUÍ para hacer realidad tus resoluciones de Año Nuevo! Disfruta de todo el contenido educativo y motivacional que gratuitamente difundimos en nuestra página web y RRSS. Además, tienes a la mano grandiosos programas formativos en el Aula Virtual de ProfesionalesAQUÍ, sesiones de consultoría, desarrollo web y muchos servicios que te ayudarán a darle un impulso a tu emprendimiento en este 2023

perseverancia en el emprendimiento profesionales aquí

La perseverancia en el emprendimiento es cuando tu negocio continúa de pie a pesar de los obstáculos y desafíos.

“Estoy convencido de que, casi la mitad de lo que separa a los emprendedores exitosos de los no exitosos, es perseverancia pura”. Steve Jobs.

Sin la firme convicción de seguir avanzando aun en medio de adversidades, un emprendimiento se derrumbaría al enfrentar cualquier dificultad. No obstante, una perseverancia sólida te motiva a ti y tus empleados para alcanzar el éxito.

Cuando tus clientes ven que no te rindes ante grandes retos, entienden que eres confiable, eficiente y firme en tus convicciones. Te ven como alguien que se aferra a sus valores sin cambiar ante las presiones de la sociedad.

Un buen ejemplo de perseverancia en el mundo de los negocios

“Quien se sienta bajo la sombra hoy, lo hace gracias a que alguien plantó ese árbol hace mucho tiempo”. Warren Buffett

Un ejemplo de perseverancia en el emprendimiento es el caso de Warren Buffett, uno de los inversores y empresarios más exitosos de los Estados Unidos. Él empezó a invertir a la edad de 11 años y alcanzó su primer billón de dólares al cumplir los 56.

Sin embargo, él no tuvo un camino lleno de flores hacia el triunfo. Hizo el 99.7% de su fortuna después de cumplir los 52 años. El fundamento de su éxito fue la perseverancia ya que aprendió a mantenerse en pie incluso ante obstáculos desalentadores.

La clave para la perseverancia es la paciencia. Tal vez no veas los frutos de tus esfuerzos hoy o mañana. Pero, si tienes la paciencia suficiente mientras perseveras durante los tiempos difíciles, cosecharás la recompensa un día.

Sigue atento a las redes de Profesionales Aquí para más contenido de éxito y emprendimiento.